DESPIERTEN…!

VENEZUELA Y EL MUNDO, DESDE UNA PERSPECTIVA HOLÍSTICA QUE DESAFÍA LA MEDIÁTICA OFICIAL

¿Podríamos aprender de Mandela? Claves para una reconciliación

La imposibilidad total de someter por la fuerza al adversario, junto a una fuerte presión internacional por una solución pacífica del conflicto, fueron las claves de la reconciliación

En la Sudáfrica de principios de la década del 60 del siglo pasado, la confrontación entre la mayoría negra y la minoría blanca abundaba en señales indicativas de una probable y sangrienta guerra civil racial.

Importantes sectores del minoritario bando de blancos de origen europeo seguían empeñados en mantener el régimen del “apartheid”. Este sistema era la base del poder político que les garantizaba el control total de la economía nacional, en cuyos rubros esenciales figuraban las exportaciones de oro, platino y diamantes, así como de diversos productos agropecuarios para los cuales querían seguir teniendo a los negros como mano de obra superbarata.

Durante el ciclo temporal de la Guerra Fría no faltaron los apoyos de uno y otro lado a la causa de los negros o los blancos.

En forma solapada, Washington hizo buenas migas con los adalides del Apartheid. Es que antes de ser encarcelado, Mandela era muy bien recibido y asistido por países comunistas del viejo continente, circunstancia que afirmaba en la Casa Blanca la sospecha de que los comunistas digitaban la causa de los semisclavos de piel de azabache. En la trinchera opuesta empezaron a aparecer muchos países de Europa y otros continentes que condenaban el segregacionismo racial en Sudáfrica.

La caída del Muro de Berlín (1989) que puso fin a la Guerra Fría, debilitó totalmente a los blancos sostenedores del régimen racista. Estados Unidos ya no percibía el fantasma del comunismo en Sudáfrica, sino un problema de ayudar a corregir: el Apartheid.

Sudáfrica cayó a un aislamiento internacional cuya fase inicial fuera su expulsión de la ONU. Su economía empezó a tambalear a raíz de sanciones que en forma drástica achicaban sus espacios en el mercado mundial. Para colmo, millones de negros le enseñaban el puño a la hasta entonces poderosa minoría blanca.

Aparece entonces un tal Frederick de Klerk quien desde el poder político decide llegar a un acuerdo con un ya excarcelado Nelson Mandela para salvar a su país y los intereses económico-empresariales de sus pares raciales. Mandela, por su parte, quiere el fin del Apartheid. Ambos apuestan al pragmatismo que exigen las circunstancias del momento. Los negros tienen al frente un poder económico conectado al circuito comercial y financiero internacional, algo muy difícil de enfrentar. Y los blancos a millones de negros que podían incendiar el país, si no se les daba acceso al poder político que exigían.

En la Sudáfrica de Mandela y de Klerk, la imposibilidad total de someter por la fuerza al adversario, junto a una fuerte presión internacional por una solución pacífica del conflicto, en el marco de un cambio en la correlación mundial de fuerzas, fueron las claves de la reconciliación.

Ver noticia original.

¿En Venezuela se puede someter al adversario?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 19/12/2013 por en Ánimate, Llamados a la conciencia y etiquetada con , .

Declaración de Principios

Sígueme en twitter:

Estadísticas:

  • 2,232,474 Visitas

Archivos

Temas Específicos

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 2.177 seguidores

Otro mundo ya es posible:

EN VENEZUELA: El país más pacífico y más asediado de América:

SI ESTAS AUSENTE EN NUESTRA LUCHA, NO PRETENDAS ESTAR PRESENTE EN NUESTRA VICTORIA.

LA PATRIA SIGUE:

"YO ME VOY CON ESTE HOMBRE PARA DONDE ÉL VAYA, ME DIJE" Nicolás Maduro, 16 de diciembre 1993 al conocer a Hugo Chávez

(ver entrevista completa)

Bush exije justicia!

Tu verbo en carne viva:

"El combustible más poderoso de toda la historia y de todos los lugares: el amor, la fe, la hermandad.

El amor puede más que la muerte"

Hugo Chávez

A %d blogueros les gusta esto: