DESPIERTEN…!

VENEZUELA Y EL MUNDO, DESDE UNA PERSPECTIVA HOLÍSTICA QUE DESAFÍA LA MEDIÁTICA OFICIAL

El cerebro ve lo que quiere ver, sin una mente abierta eres ciego

“Muchos creen estar pensando cuando están meramente reordenando sus prejuicios” (David Bohm).

Apenas salimos de lo “acostumbrado”, nuestra mente no deja de sorprenderse. Y apenas entramos en el mundo de la física cuántica, la sorpresa se convierte en desconcierto y asombro callado.

Niels Bohr, uno de los iniciadores de la física cuántica y premio Nobel de Física en 1922, afirmaba: “Aquél que no se asombra cuando se encuentra por primera ver con la teoría cuántica es que posiblemente no se ha enterado de nada”.

En esta entrega sólo quiero aportar algunos datos contrastados por la nueva física y la neurobiología, con el único objetivo de crecer en humildad y en apertura al Misterio que nos envuelve –y que somos-, y al que tantas veces hemos querido reducir a objetos mensurables…

Con estos datos, algunos sectores de la Nueva Era llegan a decir tonterías: fabulan rápidamente un mundo a su medida; mientras que otros tantos, pertenecientes o herederos de la “ciencia ortodoxa”, los consideran “tabú”: no están dispuestos a ver modificada su propia comprensión del mundo.

Tomo los datos de los dos libros que cito a continuación y de una “Guía de estudio” preparada por el Instituto de Ciencias Noéticas, a propósito de la famosa película-documental “¿Y tú qué sabes?”. Precisamente, los autores del primero de ellos (Arntz, Chassey y Vicente) son coautores de esa misma película; J. Blaschke es un periodista especializado en todo este campo, así como en estudios transpersonales.

William ARNTZ – Betsy CHASSEY – Mark VICENTE, ¿¡Y tú que sabes!?, La Esfera de los Libros, Madrid 2006.

Jorge BLASCHKE, Más allá de lo que tú sabes, Robinbook, Barcelona 2008.

  • Sólo somos conscientes de 2.000 bits de información, de los 400.000 millones que procesamos cada segundo. ¿Qué pretendemos saber?
  • “Ahí fuera” no existen formas, ni colores, ni imágenes. Todo eso lo construye el cerebro. Estudiando a pacientes que han sufrido un derrame cerebral, los científicos han comprobado que es el cerebro el que realmente percibe y no los ojos: es él quien “pinta” la imagen. Por eso, no vemos la realidad, sino la imagen de la realidad que nuestro cerebro ha construido a partir de la información que le proporcionan los sentidos, junto con infinitas asociaciones sacadas de la red neuronal del cerebro.
  • La mayoría de la gente cree que la realidad es lo que los sentidos proyectan ante nosotros. Y la ciencia ha apoyado esta visión durante cuatrocientos años: si no percibimos algo a través de los cinco sentidos, no es real.
  • Percibimos una forma de realidad, unas imágenes que se materializan en nuestro cerebro y que, a menudo, no existen. A nuestro alrededor existe un abanico de señales, ondas, energías y vibraciones que no percibimos.
  • El cerebro contiene unos 100.000 millones de neuronas; el número de sinapsis en la corteza cerebral es de 60 billones; un trocito del cerebro del tamaño de un grano de arena contiene 100.000 neuronas y 1000 millones de sinapsis.
  • Cuando la materia se analiza en profundidad, desaparece y se disuelve en una energía insondable.
  • Una partícula cuántica puede estar hasta en 3.000 lugares distintos a la vez.
  • … Y puede ir de un sitio a otro, sin pasar por ningún lugar: todo un desafío, por lo demás, incuestionable, para nuestro sentido común. Y de hondas repercusiones…
  • Hay más energía en un centímetro cúbico de espacio vacío que en toda la materia del universo conocido.
  • El Universo que nos rodea contiene: energía oscura (70 %), materia oscura exótica (26 %), materia común no luminosa (3,5 %) y materia ordinaria visible (0,5 %).
  • Nunca debes tener la seguridad absoluta de nada. Lo que ves no es la realidad. El mundo y el universo es mucho más de lo que vemos y pensamos.
  • Todo el universo forma parte de un todo e interactúa con nosotros. Todos estamos en todo.
  • No somos espectadores de lo que “nos rodea”; somos parte de ello.

Resumiendo: La física moderna nos dice que el mundo del sentido común sólo revela una porción especial y limitada de una trama de la realidad mucho más grande y extraña.

Fenómenos tales como “la interconexión no-local cuántica” y el poder que tienen la mente y las emociones de afectar al cuerpo (y a otras partes del mundo físico) no encajan con la historia predominante sobre cómo funciona el mundo.

Ya no podemos ver al mundo que aparecía como real, local, consistente y causal, y tener la plena convicción de que estamos percibiendo toda la realidad. Ni podemos decir que sabemos qué realidad percibimos.

La locabilidad fue reemplazada por la no-locabilidad, la idea de que los objetos están aparentemente separados pero, en realidad, presentan conexión instantánea a través del espacio-tiempo. Con la no-locabilidad, dejó de ser cierto que una acción a distancia, sin que medie algo o alguien, es imposible. De hecho, estas acciones no mediadas son ahora un requerimiento. La causalidad se disolvió, puesto que ahora sabemos que la flecha fija del tiempo es una ilusión persistente, una equivocación apoyada por los presupuestos clásicos de un tiempo y espacio absolutos. Ahora sabemos que las secuencias de eventos dependen de las perspectivas (cuyo nombre técnico es ‘marco de referencia’) de los observadores.

Ciencia y Misticismo

¿Ayuda la mecánica cuántica a comprender la consciencia? ¿Cómo nos informa en nuestra comprensión de las dimensiones espirituales de nuestra experiencia? Al tratar estas cuestiones, debemos recordar que es posible crear confusión si mezclamos metáforas con matemáticas. Existen áreas claramente compartidas entre las experiencias místicas de unidad y lo que los físicos describen como el campo cuántico. Aún así, los líderes de la mecánica cuántica – incluso Niels Bohr, Werner Heisenberg y Edwin Schrodinger – rechazaron la idea de que la física y el misticismo estuvieran describiendo los mismos fenómenos. Según Max Planck, los esfuerzos por juntarlas se “fundan en la equivocación o, para ser más preciso, en haber confundido la imagen de la religión con los enunciados de la ciencia. De más está decir que los resultados no tienen ningún sentido.”

Sin embargo, tiene sentido buscar una reconciliación entre la ciencia y la espiritualidad. Pero con todas las cautelas que nacen de la lucidez, tal como se ponen de relieve en un trabajo que cité y recomendé en la primera de estas entregas. Se trata de la Introducción al libro Cuestiones cuánticas. Escritos místicos de los físicos más famosos del mundo, editado por Ken Wilber. A él remito.

Algunas frases que dan que pensar

“Creo que la tendencia actual que más lejos va es el cambio emergente en nuestra visión compartida del universo: de pensarlo como muerto, pasar a vivenciarlo como vivo. Al considerar vivo al universo y vernos nosotros como sostenidos constantemente dentro de esa condición, vemos que estamos íntimamente relacionados con todo lo que existe. Esta nueva percepción…representa un nuevo modo de ver y relacionarnos con el mundo y supera la profunda separación que ha marcado nuestras vidas” (Duane Elgin).

“Las comunicaciones globales y los sistemas de transporte están emplazados y se desarrollan rápidamente; los avances dentro de las ‘ciencias nuevas’- la física cuántica, la biología holística, y la teoría de la complejidad (con sus descubrimientos de la no-locabilidad, la interdependencia ecológica, y los sistemas auto-organizadores) están ya desmantelando el viejo paradigma Modernista; además, una suerte de nuevos desarrollos en la psicología humanística-transpersonal, las eco-ciencias, y el feminismo, así como una floreciente revolución de consciencia psicoespiritual, todos ellos amplios movimientos sociales que contribuyen a la cultura Transmoderna y a un nuevo tipo de mundo. La transformación está teniendo lugar ante nuestros ojos…” (Paul Ray).

“Cuando algo es nuevo, la gente dice: «No es cierto» Luego, cuando su verdad es aparente, dicen: «No es importante». Finalmente, cuando no puede negarse su importancia, dicen: «De todos modos, no es nada nuevo» (William James).

“En al ámbito de la mente, lo que uno cree cierto, o bien ya lo es o se vuelve cierto” (John Lilly).

“Los nuevos descubrimientos de la física y la neurología cuántica urgen a replantearse el concepto infantiloide que teníamos hasta ahora de Dios” (J. Blaschke).

“El presente es lo único que existe… Vivimos en un eterno presente. Por tanto, ¿qué nos puede arrebatar la muerte? Nada más que el pasado y el futuro, dos aspectos que no tienen existencia si vivimos en un eterno presente. La muerte no puede arrebatarnos el presente y la eternidad ya que están fuera de su alcance” (J. Blaschke).

“Todo está aquí, presente, pasado y futuro, todo está aquí.¡Ahora! En este eterno presente” (W. Liquorman).

“La interconexión no es una propiedad del mundo cuántico; es la propiedad” (E. Schrödinger).

“La realidad es sagrada porque es holística” (Krishna).

“Yo estoy en todo y todo está en mí” (Hazrat Inayat Khan, maestro sufí).

“No podemos arrancar una flor sin perturbar una estrella” (F. Thompson).

Se cuenta que un profesor universitario visitó al maestro zen Nan-in para preguntarle sobre la filosofía zen. Pero, en vez de escuchar al maestro, el visitante expuso una y otra vez sus propias ideas. Tras escuchar un rato, Nan-in se dispuso a servir el té. Llenó la taza hasta el borde y siguió vertiendo, hasta que el té se derramó sobre la mesa. “¿No ve que la taza está llena?”, explotó el profesor. “No puede seguir llenándola”. “Exactamente”, respondió Nan-in con calma. “Al igual que esta taza, usted está lleno de sus propias ideas y opiniones. ¿Cómo puedo explicarle la filosofía zen si no vacía su taza primero?”.

“¿Y tú que sabes?”.

“Entréme donde no supe / y quedéme no sabiendo, / toda ciencia trascendiendo. / Yo no supe dónde entraba, / pero cuando allí me vi, / sin saber dónde me estaba, / grandes cosas entendí; / no diré lo que sentí, / que me quedé no sabiendo / toda ciencia trascendiendo” (San Juan de la Cruz).

Anuncios

3 comentarios el “El cerebro ve lo que quiere ver, sin una mente abierta eres ciego

  1. Luis
    30/04/2016

    No aceptó que el ser humano no despierta,pienso que somos capaces de mucho ,ayudame a conocer más,porfavor enviame información
    Gracias

  2. Claudio Alexander Alcantara Aquino
    23/06/2016

    Quiero saber mas de mi entorno quiero despertar. necesito mas inf

  3. Ysaac Llamo
    30/08/2016

    Todo es así, vean o no lo vean tus ojos, es así, porque es el universo, conjuntos de todo, somos como seres inmensamente ignorantes, pero aun así quiero que me informen mas, aquellos que se sienten menos ignorantes que la mayoría, gracias, eternamente agradecido. Ysaac Llamo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 07/04/2011 por en Ánimate, Renacer humano y etiquetada con , , .

Declaración de Principios

Sígueme en twitter:

Estadísticas:

  • 2,201,058 Visitas

Archivos

Temas Específicos

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 2.174 seguidores

Otro mundo ya es posible:

EN VENEZUELA: El país más pacífico y más asediado de América:

SI ESTAS AUSENTE EN NUESTRA LUCHA, NO PRETENDAS ESTAR PRESENTE EN NUESTRA VICTORIA.

LA PATRIA SIGUE:

"YO ME VOY CON ESTE HOMBRE PARA DONDE ÉL VAYA, ME DIJE" Nicolás Maduro, 16 de diciembre 1993 al conocer a Hugo Chávez

(ver entrevista completa)

Bush exije justicia!

Tu verbo en carne viva:

"El combustible más poderoso de toda la historia y de todos los lugares: el amor, la fe, la hermandad.

El amor puede más que la muerte"

Hugo Chávez

A %d blogueros les gusta esto: